Guía para dejar de tropezar con la misma piedra

¿Cuantas veces te ha pasado que te has dicho a ti misma, «qué mala suerte, los chicos con los que salgo no valoran el compromiso». O «estoy harta de encontrarme siempre con mujeres celosas». En realidad, todo esto esconde una terrible verdad psicológica que se resume en la siguiente frase.

«La vida es tan buena maestra que, si no aprendiste la lección, te la repite.»

En ocasiones le echamos la culpa al destino, al karma o a un mal de ojo que nos han echado en algún momento de nuestras vidas. Sin embargo, la explicación está en «la compulsión de repetición». Y cuando te lanzas a la aventura del amor, no eres consciente de este peso que llevas a la espalda.

Tu mente te lleva a un impulso inconsciente de repetir situaciones o hechos dolorosos, una forma de recrear situaciones que te hicieron daño como parte del recuerdo. Te pasas la vida tropezándote, de manera casual, con parejas que acaban siendo todas iguales, o muy similares, como criadas por los mismos padres. Sus actitudes, formas de ser, temperamento, valores e incluso detalles minúsculos como la forma de andar se manifiestan repetidamente.

En nuestra consulta de abogados en Gandía nos traen casos en los que nuestros clientes expresan que no es la primera vez que les pasa. De hecho, la mayoría han pasado por ese tipo de situaciones varias veces y no ha sido hasta ahora, después de tolerar el problema durante mucho tiempo, que han decidido poner las cartas sobre la mesa contactando con un abogado.

Llegados a este punto donde ya has hecho «click» y has decidido poner fin a esta situación, estamos en un nuevo punto del camino.

Terminar con las relaciones tóxicas

Esta es la pregunta del millón: ¿Qué puedo hacer para dejar de encontrarme en esta misma situación una y otra vez? ¿Cómo ponerle punto final?

Lo primero, no debes culpabilizarte por ello. Es más frecuente de lo que creemos el repetir estos errores, y ello no significa que sea tu culpa el terminar con parejas que sean agresivas, celosas y/o posesivas. Si te has dado cuenta de ello, lo principal es proceder a la separación amistosa y, de no ser posible, recurrir a la ayuda de un abogado que pueda asesorarte en esta situación.

Después de esto, debes aprender a comprender que esta situación puede repetirse de forma impredecible. Sin embargo, al haber pasado por ello, serás lo suficientemente maduro/a para detectarlo y evitar que la bola se haga más grande. En estos casos, la separación o el divorcio no suponen un final sino un comienzo para una vida sentimental más feliz y plena.

Por último, te recomendamos que hay ciertas líneas que no deben cruzarse y si crees que puedes estar pasando por una situación de violencia doméstica o de género disponemos de abogados especializados que podrán asesorarte con profesionalidad y discreción.

Te ayudamos con tu divorcio o separación

Si te has decidido a contactar con nosotros, para que te ayudemos en tus temas legales, no tienes más que rellenar este formulario y en breve te llamaremos ayudarte.